sábado, 6 de mayo de 2017

UN ACTO DE FE POR EL PLN. 6/5/2017

NOTAS AL TEMA

Un acto de fe por el PLN

Guillermo E. Zúñiga Chaves

“La reciente elección de Antonio Álvarez Desanti como candidato presidencial del Partido Liberación Nacional (PLN) para las elecciones del primer domingo de febrero del 2018 constituye el inicio de una nueva etapa para esta agrupación política”. Así de contundente fue el comentario de D. Luis París, “Nueva Etapa del PLN”. (La Nación, 22 de abril de 2017, pág. 22-A).

¿En qué basa su optimismo? “… los liberacionistas optaron por una persona de amplia trayectoria política, que ha demostrado su capacidad y vocación de diálogo para que conduzca la renovación del partido, para que lidere un necesario relevo generacional, para que abra espacios a nuevos actores, para que impulse y proyecte una nueva etapa del PLN”. Sin la menor duda, es un acto de fe.

REGRESA JOHNNY. Como parte de ese proceso “renovador” el primer movimiento que observamos fue el regreso de D. Johnny Araya a la familia liberacionista. Reconoce que se equivocó y pide perdón. El guión repetido que ya conocemos. Y se incorpora a la campaña. Con esto se vuelve a amarrar la cabeza política del fracaso de hace cuatro años. ¿Se empieza a perfilar de esta forma el “nuevo liberación”? Lo que es realmente nuevo, el nuevo condimento de esta alianza, es el apoyo de D. Oscar Arias a la amalgama que se está construyendo. Pero no se atisba el relevo generacional.

El primero de mayo. D. Antonio logró nombrar en la presidencia de la Asamblea  a la persona que define “como su mano derecha”. ¡Lo que nos venimos a enterar ahora! Ha reafirmado que D. Gonzalo se alineó con su forma de votar:  “todos los proyectos de ley que votamos este año D. Gonzalo Ramírez los votó conmigo”. Es decir, al margen de cualquier consideración sobre las posiciones conservadores del Señor Ramírez, lo cierto es que es un hombre de confianza de Antonio Álvarez. Como lo es también de Johnny Araya. Eso es lo que debe quedar claro, pues empieza a clarificar por dónde se perfila la hegemonía partidaria.

Para conseguir esa nominación, Toño hizo uso de los recesos, impuso nuevas condiciones a la Alianza Opositora de apoyar “un minoritario” que no fuera candidato a la Presidencia de la República, con lo cual barría de entrada a unos cuantos, y perfilaba a su amigo. Lo que no ha trascendido son los temas de agenda que se fraguaron en ese arreglo, si es que los hubo. Esto es muy opaco; y nada prometedor para “la nueva etapa” de D. Luis.

LA CARTA DE D. JOSÉ MARÍA. Este miércoles 3 de mayo, el Ex presidente Figueres envió una carta al Candidato donde le hace algunos señalamientos. Hasta ese momento, no lo habían podido contactar, ni por teléfono, según ha trascendido. Sin embargo, D. Antonio había anunciado que estaba incorporando a algunos figueristas, aunque el Ex presidente Figueres debía quedar fuera de la campaña. Antes de la carta, la “nueva etapa”, de la que habla D. Luis, marchaba por alianzas muy claras con los grupos cristianos, por  la unidad de Álvarez con Araya, con el apoyo del Arismo y se estaba excluyendo  parte de la militancia partidaria. Con la carta se abrió una reunión entre Figueres y Álvarez para este martes.

Es cierto que Liberación Nacional tiene que sumar hacia afuera para pretender un triunfo; quien gane las elecciones nacionales va a necesitar cerca de un millón de votos. Pero lo primero es amarrar adentro, para amacizar los más de 400.000 votos emitidos en la contienda interna.  Y la estrategia de dejar por fuera a D. José María puede pasar una factura muy alta, pues enfría dirigencia. Los números son claros.

LA ASAMBLEA DEL PARTIDO. Al momento de escribir estas Notas no se ha hecho público cómo resultaron las Distritales y las otras votaciones, ni la composición definitiva de la Asamblea del Partido. Este es el órgano que tomará las decisiones hacia adelante.  Y es aquí donde se miden con mayor precisión la correlación de fuerzas internas. El candidato siempre tiene una enorme influencia, pero es sabio dar espacios a los otros. La renovación partidaria deber ser un proceso colectivo y dinámico.

A como están las cosas, se requiere algo más que un acto de fe. Veremos.







1 comentario: