sábado, 5 de marzo de 2016

¿QUÉ OBSTACULIZA EL ACUERDO FISCAL?. 5/3/2016

NOTAS AL TEMA

¿QUÉ OBSTACULIZA EL ACUERDO FISCAL?

Guillermo E. Zúñiga Chaves

La calificadora Standard & Poor´s bajó la calificación de Costa Rica a BB-, con perspectiva Negativa. Es una calificación muy mala y señala que cualquier ajuste que hagan en el futuro, será a la baja. Me duele que en tan solo 5 años, pasamos de haber obtenido el “grado de inversión”, a volvernos “bono basura”.

Nos estamos sofocando. El tema fiscal es el “Talón de Aquiles” en esta decisión.  Un déficit del Gobierno Central de 5,7% del PIB en el 2014, de 5,9% en el 2015 y un proyectado de 6,2% para este año es insostenible. Debido a esto, el crecimiento de la deuda pública  pasó de 56,7% del PIB en 2014 a 60,3% en 2015,  con un proyectado de 4,5% adicionales para el 2016, es decir, casi un 65% del PIB para este año.  Con esto cada vez tenemos que utilizar más recursos, en montos grandes,  para pagar los intereses de esa deuda. En lugar de gastar esa plata en desarrollo del país, tenemos que usarlos para pagar nuestras deudas, pues hemos vivido “de a prestado”.  Nos estamos ahogando.

Las posiciones se han venido tensando.  Unos insisten en que el ajuste debe venir por el lado de recortar los gastos. Si no hay recorte en los gastos públicos, no se avanza en ninguno de los otros temas. Hasta la idea de los “disparadores del gasto” volvió a aparecer. Es una forma peyorativa de tratar el gasto y evita el trabajo duro de hacer una revisión detallada de los mismos.

Otros no quieren oír nada de control o recorte de gastos. E insisten en que lo que se debe hacer es gravar a quienes  hoy no pagan. El argumento parece ser que si no hay impuestos nuevos, en especial los directos, no aceptan hablar de gastos.

Para terminar de hacerla, el Ministerio de Hacienda publica un informe donde dice que por evasión y  elusión tributaria y por no cobro de impuestos, no está recogiendo cerca de 8% del PIB. Y además, en otro momento afirma que las exoneraciones nos cuestan 6% del PIB. Como quien dice 14% del PIB. Desde luego, la reacción de las personas es que debemos eliminar las exoneraciones, y cobrar todo lo que no se recauda. Los estudios en mención provocan más zozobra, y dan argumentos contra la reforma misma.  De forma que esto parece un diálogo de sordos, donde cada quien se afianza en su trinchera y el Gobierno no aclara su hoja de ruta.  

PROYECTOS EN LA ASAMBLEA. Si se revisan algunas iniciativas que hay en la Asamblea, presentadas por el Gobierno y presentadas por la oposición, se notan preocupaciones sobre temas comunes. Sí, tanto  el Movimiento Libertario, el Frente Amplio, la Unidad Social Cristiana, como el Partido Liberación Nacional, tienen presentados proyectos sobre empleo público, sobre las remuneraciones de los servidores del Estado, para controlar las pensiones muy altas, para evaluar a los servidores públicos, para controlar los salarios altos en el Estado, entre otras cosas. También hay otras iniciativas presentadas por varios diputados en sentido similar. El Gobierno tiene proyectos en estos temas y además ha elaborado el Proyecto del Impuesto sobre la Renta y el del IVA, el de Fraude Fiscal, el Impuesto a Sociedades. Y la semana pasada anunció la propuesta sobre Reglas Fiscales.

Lo anterior permite pensar que en la Asamblea se entiende que el Acuerdo Fiscal pasa por darle instrumentos a la Administración Tributaria para que cobre, que el ajuste fiscal debe incluir el lado del gasto, que se necesita modernizar la estructura de los impuestos, y que se necesitan ingresos adicionales. Entonces, ¿por qué no se ha podido construir el acuerdo? Porque en el fondo, la discusión que tenemos detrás de todo esto, es definir qué tareas queremos asignarle  al Estado y cuáles se le quieren quitar.  

CONCLUYO. Si logramos el acuerdo entre nosotros, podremos hacer una ajuste ordenado, incluyendo el acuerdo sobre las tareas del Estado. Si el ajuste viene de afuera, señal que dan las calificadoras,  será desordenado, incluido el ajuste en el Estado. Boicotear el acuerdo entre nosotros, es una forma de promover este otro tipo de ajuste. Eso que quede claro. Y este es un tema vital para los socialdemócratas.



1 comentario:

  1. Ciertamente el panorama pareciese poco alentador, pese a que nuestro nivel de endeudamiento esté muy por debajo de otras naciones con niveles del 100% o el 200% y con mejores calificaciones por S&P, la capacidad real de generar esa fuente de repago de la deuda es la que nos impacta negativamente, aunado al fraccionamiento político en la Asamblea que no genera ningún aliciente a los ojos externos, y peor aún, el escaso capital político del Gobierno. Así las cosas, lo más seguro es que la política monetaria del BCCR tienda a permitir un “overlap” con el siguiente año (tipo de cambio controlado gracias a las reservas estables, y no favorecimiento del sector exportador), pero es definitivo que el Gobierno debe dar señales claras al pueblo y a la oposición en torno a una disminución sustantiva en el gasto público, si de verdad quiere lograr algún tipo de consenso en Cuesta de Moras.

    ResponderEliminar