sábado, 14 de julio de 2018

LAS TERMITAS FISCALES. 14/7/2018

NOTAS AL TEMA

LAS TERMITAS FISCALES

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Hace 17 años, Vito Tanzi publicó un visionario artículo que llamó “La Globalización y la Acción de las Termitas Fiscales”. Asociaba las “termitas fiscales”, con acciones que “corroen los cimientos del sistema tributario”. (Finanzas & Desarrollo, marzo 2001, pág. 34). Vito Tanzi, tratadista de temas hacendarios mundialmente reconocido, fue Director del Departamento de Finanzas Públicas del Fondo Monetario Internacional hasta el año 2001. Y la revista Finanzas & Desarrollo es una publicación auspiciada por el mismo Fondo Monetario.

En su artículo cita varios tipos de termitas. Cito textual: La sexta termita es la creciente imposibilidad, o
a menudo la falta de voluntad, de los países de
gravar el capital financiero…”. (pág. 36).  Conforme se da la integración de los mercados financieros, y la tecnología facilita el  movimiento de los capitales, impuestos altos sobre el capital y  sobre los intereses, inducen a la gente a que lleven sus ahorros a otras plazas que tienen impuestos más bajos.  O bien fijan sus residencias en el exterior, aunque sean “residencias jurídicas”, no necesariamente “residencias físicas”.  
RENTA GLOBAL. El Ministerio de Hacienda incluyó en las modificaciones que envió recientemente a la Asamblea,  el que tributemos siguiendo el principio de la renta global. Esto es, a la hora de declarar nuestros ingresos debemos sumar todos los que recibimos, independientemente que sean honorarios, intereses, alquileres u otros y sobre esa suma total, nos corresponde la escala de impuesto que tenemos que pagar. Hoy esas rentas pagan tasas distintas. De esta forma, al pagar sobre el total de los ingresos recibidos y, entre más ingresos sumemos, llegamos a escalas más altas.  El impuesto sobre la renta se vuelve más progresivo.

TERMITAS CRIOLLAS. Para llamar la atención de los diputados “sobre los peligros de la renta global”, un editorial de esta semana nos dice que las empresas en Costa Rica, en especial las grandes,   “en la actualidad … disponen de un amplio menú de países (Panamá y los Estados Unidos, para citar solo dos) donde hacer inversiones financieras”.  De manera que un impuesto mayor a los intereses “podría expulsar a los inversionistas hacia otros mercados financieros más amigables”. Como se pueden ir, a los diputados  puede que “… les  salga el tiro por la culata…”(La Nación, 9 de julio, pág. 23).
DIOS LOS CRÍA... Al día siguiente, en el mismo periódico, el ex candidato Antonio Álvarez decía que la propuesta de la renta global viene mal planteada.  Pues “…desincentiva el ahorro y puede promover la fuga de capitales…” Y expresamente solicita que vayamos a leer el editorial del día anterior.  Lo hace en un comentario con el pretencioso título “Una reforma fiscal sin errores”. (La Nación, 10 de julio, pág. 21).  ¡Qué casualidad que coincidan Álvarez y La Nación!
Y el miércoles 11, en Diario Extra pág. 4, ahora es el PIN el que retoma los mismos argumentos contra la renta global y sobre el gravamen a los intereses. Otra casualidad…
 EN GUERRA AVISADA…. Estas voces cuestionan la renta global;   señalan que si prospera, los intereses tendrían que pagar impuestos más altos, por lo que el capital se iría a “plazas más amistosas”. Recordé algunas de las discusiones que se dieron en torno a los Panama Papers. Sin embargo, estos argumentos alertan también al Gobierno, quizás sin proponérselo,  para que cierre estos portillos de elusión. 
RENTA MUNDIAL. Y la forma de cerrar esos portillos es introduciendo de una vez por todas la renta mundial. Esto es, los costarricenses tributaremos por todos los ingresos que recibamos, sin importar si nos los ganamos en el exterior, o en el país. Se quitaría la tentación de ir a “plazas más amistosas”,  haríamos más progresivo el impuesto y se cerraría una fuente de elusión tributaria, que tanto se ha pedido.
CONCLUYO. Hay otras termitas fiscales que también se deben fumigar. Por lo pronto, para quitar uno de “los errores”, en lugar de debilitar la renta global, lo que se debe es complementar con la renta mundial. Los diputados, el Gobierno y los actores sociales tienen la palabra.  ¡A fumigar se ha dicho!



sábado, 7 de julio de 2018

ENDEUDARSE EN EL MERCADO INTERNACIONAL. 7/7/2018

NOTAS AL TEMA

ENDEUDARSE EN EL MERCADO INTERNACIONAL.

Guillermo E. Zúñiga Chaves

La semana pasada Bloomberg publicó unas declaraciones de la señora Ministra de Hacienda indicando que Costa Rica podría volver a colocar deuda en  los mercados internacionales.  

Hay que recordar que en el 2012, durante la Administración de D. Laura Chinchilla, la Asamblea  Legislativa  aprobó  la emisión  de  US$4.000  millones  por  medio de la ley No. 9070 “Emisión de Títulos Valores en el Mercado Internacional”. Esta autorización se usó en un período de 4 años, siendo la última colocación en el 2015. El propósito fue, como se dice actualmente, sustituir deuda interna por esta deuda externa y así evitar presiones en el mercado financiero local.

Claro que hay diferencias entre ambos momentos. D. Rocío es consciente que para ir hoy al mercado internacional, primero tiene que haber un ajuste hacendario. No fue la misma situación hace 6 años. No hubo mayor ajuste hacendario y se colocaron los bonos, con el consiguiente aumento de la deuda y el deterioro en la calificación de riesgo.

MINISTRA EN LA ASAMBLEA. Cuando el 21 de junio D. Rocío fue a la Comisión Especial que está viendo este tema, presentó lo que llamó ¨Los Principios de la Estrategia Fiscal” y ahí le dejó muy claro a los diputados que esta estrategia contempla aprobar el proyecto para fortalecer las finanzas públicas en el 2018  y para el 2019 ir a los mercados internacionales.  De manera que los diputados sabían de esta iniciativa. Cuando circula la noticia de Bloomberg surgen algunas voces sorprendidas ante algo que el país ya había sido informado.

GRADOS DE LIBERTAD. Otro tema es si es una buena idea ir al mercado internacional o si la Asamblea debe cerrar de entrada esa posibilidad. Cerrar  esa opción al Ministerio de Hacienda es restarle grados de libertad a su gestión de deuda. Mientras no se resuelva el problema del déficit, la Tesorería tendrá que buscar los fondos donde sea. Una autorización como la que se sugiere afloja presiones locales.

Sin embargo, la decisión de colocar afuera o no, pasa por analizar condiciones que se presentan en el mercado. Y la principal condición que debe cumplir el país es ganar credibilidad. Para ello, el ajuste hacendario que salga de la Asamblea debe ser convincente, tanto por el monto, como por el respaldo social y  político que logre.

El monto debe ser suficiente para convencer a los inversionistas que se estabilizará la pauta del endeudamiento y habrá capacidad de pago para hacer frente a los nuevos compromisos. No vaya a ser que más bien si vamos a colocar bonos al mercado internacional  y el ajuste interno es insuficiente, nos terminen de bajar la calificación de riesgo. Recuerden que en 2010 Moody´s nos dio grado de inversión. Hoy estamos en las escalas bajas de grado especulativo, precisamente por el creciente endeudamiento en que hemos caído. Se debe tener presente también, que aumentar el endeudamiento en dólares aumenta el riesgo cambiario de nuestra deuda, por la mayor exposición en moneda extranjera.

Desde luego el respaldo político a los ajustes es muy importante. Si algo muestra las contradicciones al interior de la sociedad son estos procesos de ajuste hacendario. La tensión entre grupos se exacerba, pues lo que se discute es quién paga la cuenta.  Al Gobierno le tomó rato darse cuenta que la mesa de diálogo con los sindicatos (y eventualmente con otras fuerzas) se le iba a venir encima. Reconocer esta situación con mayor rapidez nos hubiera ahorrado tiempo, y hasta un paro nacional.

CONCLUYO. La noticia de Bloomberg no debe llamarnos a sobresaltos, pues D. Rocío ya se lo había explicado a los Diputados y al país en su visita a la Asamblea. La eventual salida al mercado internacional es parte de su estrategia. Autorizar esa emisión es resorte de la Asamblea y a la hora de aprobar o no la ley, los diputados deberán revisar muy bien las condiciones imperantes. Y en particular, deben ser celosos sobre el monto del ajuste hacendario que aprueben y las reacciones en los mercados. En todo caso, cerrarle las opciones a Hacienda es una mala idea.


sábado, 30 de junio de 2018

“CRISIS DE NERVIOS”. 30/6/2018

NOTAS AL TEMA

“CRISIS DE NERVIOS”

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Esta semana conversando con un amigo le preguntaba cómo estaba viendo las cosas. Este señor desarrolla sus negocios en actividades relacionadas principalmente con el mercado interno. Su respuesta fue: mirá, lo que estamos viviendo  es una crisis de nervios”.  Nadie sabe qué es lo que va a pasar, ni cómo se va a resolver esta “vaina fiscal”.  Insiste: “nos tienen a todos a la espera”.

CONTRACCIÓN DEL MERCADO INTERNO.  Repasamos juntos que por cualquier lado que se “vengan los tiros”, habrá una contracción de los negocios internos. Se van a contraer los gastos públicos.  Muchas empresas que tienen al gobierno como cliente, lo van a resentir. Se van a contraer los ingresos de los servidores públicos, que también consumen.

Los impuestos le van a quitar plata a la gente, con lo cual su capacidad de compra y su capacidad para atender deudas va a disminuir.  Es muy posible que el consumo caiga. Si no hay a quien venderle, pues los negocios se van a ver afectados y tampoco habrá interés en hacer nuevas inversiones.  Me dirán que este es un argumento keynesiano, pero es que así funciona la economía. Si se le “jala mucho el rabo a la ternera de la austeridad,” nos podemos quedar con la cola en la mano.

Me atreví a decirle que si las cosas se hacen bien, es decir, en monto, en gradualidad,  con progresividad en el reparto de las cargas, y en oportunidad (esto es que no dure mucho la discusión para tomar las decisiones), el efecto fuerte será entre 12 y 18 meses y a partir de ahí podremos empezar a mejorar, Dios primero, en forma sostenida.  Esa es mi apuesta.

ARRANQUE DEL AÑO.  Pero hay algo más: las cosas no han venido caminando muy allá en lo que va del año. Por ejemplo, el crédito del sistema bancario al sector privado en estos cinco meses del 2018 está estancado; más bien comparando el saldo a mayo del 2018, con el dato de diciembre de 2017, hubo una reducción de unos 60.000 millones de colones. Esto no ayuda a la mejora productiva. De acuerdo a cifras del Banco Central se ha desacelerado el crecimiento económico. Por ello la tasa de desempleo del primer trimestre ya llegó, lamentablemente, a más del 10%. Las tasas de interés han ido al alza poco a poco.

Por lo pronto, el tipo de cambio no ha mostrado mayor variación; su comportamiento ha sido muy estable.  Sin embargo, durante estos primeros meses el BCCR se ha gastado cerca de US$ 140 millones. El 2 de enero del 2018 el saldo era US$7.149,8 millones; el 26 de junio de 2018 el saldo fue US$8.012.0 millones.  Para que el lector no se confunda le recuerdo que en marzo de este año entraron los US$1.000 millones del préstamo del Fondo Latinoamericano de Reservas. El tipo de cambio anda estable; pero estamos quemando reservas.

Y esto hay que tenerlo presente, pues se observa al mismo tiempo un alto grado de dolarización de los créditos otorgados por el sistema bancario al sector privado. Cerca del la mitad están dados en moneda extranjera. Este es un asunto del mayor cuidado, en el tanto se pueden estar incubando riesgos cambiarios en los balances de los bancos. Además de los riesgos por aumento de la morosidad que se pueden presentar ante la disminución de la capacidad de pago de los deudores.

URGE DEFINICIÓN POLÍTICA. “… el Gobierno del Bicentenario es plural…. y aspira a sustentarse en el diálogo, en la construcción de entendimientos, ….”, dijo el Presidente Alvarado en su discurso del 8 de mayo. Alrededor  del tema fiscal ya enfrentó el primer paro nacional; si hay mesa de trabajo con sectores o  negociación contra propuestas específicas, debe definirlo de inmediato. Si el Presidente expresó anuencia a la  mediación de la Iglesia Católica, que la concrete. Dialogar y negociar, no significa atrasar los acuerdos. Y definir si el Ejecutivo va por un texto sustitutivo o por la redacción de mociones específicas debe ser pronto.    

CONCLUYO. Atrasar la definición del manejo de la situación actual, no solo de lo fiscal,  nos puede salir muy caro. Lo que estamos viviendo es algo más que un “ataque de nervios”.




sábado, 23 de junio de 2018

SE EMPIEZA A ENDEREZAR LA CARRETA. 23/6/2018

NOTAS AL TEMA

Se empieza a enderezar la carreta.

Guillermo E. Zúñiga Chaves

El Fondo Monetario Internacional no se la quiere jugar. Veamos esto con cuidado.

PRIMER ACTO. Hace un año, a raíz de la revisión del artículo IV, el FMI había dicho que el ajuste fiscal que se necesitaba era de 3% del PIB. Cito textual: “Se necesita un ajuste fiscal gradual de un 3 por ciento del PIB a mediano plazo, a fin de estabilizar la relación de deuda pública en torno a niveles prudentes”.  Propone que la aplicación de este ajuste debe darse entre 2018 y 2020. (Costa Rica: Declaración al término de la misión del Artículo IV correspondiente a 2017. San José, 15 de mayo del 2017).

SEGUNDO ACTO. El lunes de esta semana se dio a conocer una declaración de la misión del FMI que vino al país entre el 12 y el 15 de junio. El párrafo 3 del comunicado que publicaron me resulta contradictorio. Por una parte reconoce que las medidas anunciadas por las autoridades son un paso en la dirección correcta” pero al mismo tiempo afirma que “se necesitaría una estrategia de reforma más integral para lograr la sostenibilidad fiscal a largo plazo”.  Es decir, lo que hay presentado no alcanza, aunque va por  buen camino.
A continuación el Fondo urge que se apruebe lo que está en la Asamblea: “…el retrasar la implementación de la reforma que está en la Asamblea Legislativa, aguardando la preparación de un plan integral, solo aumentará el costo del ajuste y prolongará la incertidumbre en los mercados financieros y entre inversionistas…”.  La posición es entonces, que aunque el ajuste no alcance, es mejor aprobarlo que esperar un plan integral.
NO ME DEFIENDAS, COMPADRE.  ¿Vamos a calmar a los mercados con lo que hay en Asamblea? ¿Alcanza?   Desde luego que no. Ciertamente aprobar el ajuste que conoce la Comisión Especial  es mejor que no hacer  nada.  Pero la misma declaración del FMI le está diciendo a los mercados que lo que está en la Asamblea es insuficiente. ¿Será que los inversionistas, nacionales o extranjeros o las calificadoras no saben hacer cálculos? Si el mismo Fondo les está diciendo que lo presentado no alcanza, ¿cómo es que la incertidumbre sobre el país puede mejorar?
Y es que la declaración es tan ambigua que en el siguiente párrafo dice que el gobierno debe  asegurar “…la credibilidad de su compromiso a implementar otras reformas estructurales para lograr la sostenibilidad fiscal a largo plazo”. En otras palabras; el mismo FMI reconoce que hay que hacer reformas adicionales, de mayor calado, para resolver esta situación. Aunque  no lo dice ahora, me imagino que estarán pensando en modificaciones al impuesto sobre la renta, controles en pensiones, en empleo público y otros cambios que enfilen al país hacia los estándares de la OECD.
Y digo lo anterior porque en el informe del año pasado el FMI había señalado que el plan de ajuste fiscal “más ambicioso” sí permitiría la sostenibilidad fiscal.  Porque hay que recordar que lo que está hoy en la Asamblea es un plan fiscal “menos ambicioso”, versión que en su momento el mismo gobierno llamó versión light. Es decir, los materiales ya han sido trabajados por los técnicos de Hacienda y están listos para ser incluidos de inmediato.
TERCER ACTO. El jueves pasado la Ministra de Hacienda en visita a la Asamblea solicitó incorporar cambios al texto que tiene en conocimiento la Comisión. Planteó mejoras al proyecto, que recogen muchos temas que sí incorporaba el plan de ajuste fiscal “más ambicioso”: entre otros, renta global, gravar a cooperativas, eliminación de la  exoneración de las ganancias de capital generadas en la Bolsa; iniciativas para cumplir con normas de la OCDE, temas de empleo público.
EN CONCLUSIÓN. D. Rocío solicitó incorporar importantes modificaciones al texto en estudio y presentó principios de una estrategia fiscal más amplia.  Reconoce que ya algunas de estas modificaciones estaban trabajadas en otras iniciativas previas. Responde de esta forma al comunicado del FMI.  Son buenas noticias; esto se empezó a enderezar y aún puede mejorarse. La Asamblea debe hacer su parte.