sábado, 19 de mayo de 2018

NUESTRO SISTEMA TRIBUTARIO ES REGRESIVO. 19/5/2018

NOTAS AL TEMA

NUESTRO SISTEMA TRIBUTARIO ES REGRESIVO

Guillermo E. Zúñiga Chaves

El miércoles de esta semana participé en una entrevista en el programa radial Contexto 360, que dirigen D. Vicki Ross y D. Luis Álvarez, para conversar sobre el Impuesto al Valor Agregado (IVA).  Expliqué que el IVA, al igual que el actual Impuesto sobre las Ventas, es un impuesto regresivo. Lo es porque lo pagan por igual tanto los consumidores de ingresos altos como los de ingresos bajos. El golpe es más fuerte en los más pobres.

Defendí la importancia de movernos hacia un IVA por los mecanismos de control cruzado que facilita y defendí la conveniencia de gravar todos los bienes y servicios que se consumen en el país. Y aquí fue donde la cosa se puso interesante.

D. Vicki fue particularmente insistente en lo injusto que es gravar artículos de la canasta básica y algunos servicios, como por ejemplo los médicos y educativos. La agudeza de sus planteamientos, junto al reconocimiento previo que yo mismo había hecho de la regresividad del impuesto, me llevaron a presentar otros argumentos para “tratar de convencer” que se debe poner alguna tasa a todos.

Una solución es usar un impuesto diferenciado; es decir, poner una tasa muy baja, un 1% o un 2%, para los bienes y servicios escogidos. Lo otro es volver al “IVA con devolución”.  El gobierno anterior había defendido esta tesis. Inclusive en las primeras versiones del proyecto del IVA se incluía la devolución. ¿Cómo es el mecanismo?  Se le cobra a todo el mundo el IVA, digamos el 13% o el 15%, pero a la población de ingresos más bajos, debidamente identificada y que cumpla parámetros claramente definidos por la ley, se les devuelve el monto total del impuesto.

Al principio tuve serias dudas sobre ese mecanismo. Sin embargo, busqué información entre las personas que manejan las bases de datos de los programas de pobreza. Lo que llego a concluir es que existe la capacidad tecnológica, y la información suficiente  para hacer estas devoluciones. De esta forma se puede generalizar una tasa del IVA, se evitan “grietas” al impuesto y se mitiga el impacto en los más pobres.

De paso, el sistema financiero estaría muy contento, pues sería a través de ellos que se tramitarían las devoluciones, por medio de cuentas que se le abrirían a las personas. Posiblemente ayude a disminuir la informalidad.

¿Y qué pasa con el impuesto sobre la renta? Del estudio  “Análisis de Políticas Fiscales de la OCDE. Costa Rica 2017”, queda claro que el sistema tributario nuestro, en la parte de renta, tiene espacio para ser más progresivo. No es que sea regresivo, pero hay espacio de mejora. El estudio expresa que “el impuesto sobre la renta sobre las personas físicas (IRPF) no contribuye a la redistribución de la renta” (pág. 81); reconoce que el impuesto es progresivo pero “… las cargas fiscales son muy bajas, incluso para personas con ingresos elevados” (pág. 83) y más adelante  sintetiza de esta forma: “a pesar de tratarse de un impuesto progresivo, los muy limitados ingresos que se obtienen del IRPF restringen su efecto en la redistribución de los ingresos.” (pág. 83).

Sobre el impuesto sobre la renta a las empresas (IS) entre otras cosas señala que lo que se recauda por este concepto es muy bajo (pág. 35);  que “el uso de umbrales según el tamaño de la empresa no es necesariamente un instrumento eficaz para apoyar la inversión” (pág. 34); hay un sesgo a favor del endeudamiento empresarial: “Las empresas se ven incentivadas a financiar las inversiones con deuda y no con capital” (pág. 38). Sobre este punto sugiere hacer un reforma amplia al impuesto sobre las ganancias de capital (pág. 43). Sin excepciones desde luego.

CONCLUYO. El IVA es regresivo, pero sus impactos se pueden mitigar. En renta hay espacio para mejorar su progresividad. Centrar la discusión con el gobierno únicamente en la necesaria reducción del gasto es una visión estrecha; es insuficiente.   Hay muchas otras cosas en el proyecto que tienen que ver con los impactos de esta reforma en las personas, con el reparto de las cargas, que también deben ventilarse. Tenemos la oportunidad de hacer algo más integral; menos regresivo. Ojalá lo entiendan así los diputados.



sábado, 12 de mayo de 2018

“LA INERCIA NO SERÁ SUFICIENTE…” 12/5/2018

NOTAS AL TEMA

“LA INERCIA NO SERÁ SUFICIENTE…”

Guillermo E. Zúñiga Chaves

El Presidente D. Carlos Alvarado nos hace un llamado para que volvamos a ser el “país excepcional”, que es respetado y admirado.  Señala éxitos alcanzados, de los que todos nos sentimos orgullosos, que le han dado a Costa Rica un reconocimiento en el mundo.  La abolición del ejército, las garantías sociales, el impulso a la educación, el respeto a los derechos humanos, el manejo de lo ambiental, para citar algunos.

Mucha agua ha corrido debajo de este puente, como para permitir que se denigre toda la acción social y política que ha permitido estos avances. Lo hemos construido entre todos, a lo largo de muchas décadas, sin faltar los altibajos. Lo cito textual:  Así fue como se construyó Costa Rica: con prioridad para la educación, énfasis en los Derechos Humanos y atreviéndonos a innovar; con justicia tributaria y social, alcanzada mediante el diálogo y trabajando unidos; con la apuesta por la paz y en procura del balance con el ambiente.”

“Pero ese espíritu se adormiló”. Fue una forma muy prudente de decirnos que las cosas no están bien. De ahí pasó a señalar los siete ejes fundamentales en su hoja de ruta y a solicitar sacrificios. No hay ataque, no hay confrontación política. La forma de este mensaje obedece a la necesidad que tiene el gobierno de tender puentes con las fuerzas políticas y las fuerzas sociales.

Además, la historia ha demostrado, que quienes llegan al poder echando tierra sobre sus antecesores o adversarios políticos, terminan consumidos en la misma tierra que tiraron.  Muchas veces,  insistir en las  fallas encontradas, no es más que una excusa para esconder la incapacidad de enfrentar los problemas, siendo que en campaña el candidato ha ido por los pueblos a ofrecer que puede arreglar las cosas.

LA SOBRINA Y LA NIETA.  No puedo pasar por alto esta mención que hace el Presidente. D. Patricia, sobrina de D. Manuel Mora y D. Dyalá, nieta de D. Pepe Figueres, están en su gabinete. La decisión política tomada y  la mención en el discurso del 8 de mayo tienen un simbolismo especial.

No me interesa el hecho como anécdota. La referencia al Pacto de Ochomogo me conmovió. Allá, después de dolorosos enfrentamientos entre hermanos, se llegó a acuerdos que no solo protegieron las Garantías Sociales, sino que mostraron la capacidad de dos líderes, Figueres y Mora, para llegar a compromisos.  Se crearon también condiciones para la construcción del pacto social que nos ha guiado desde la segunda mitad del siglo XX, y que nos ha permitido disfrutar de los éxitos que el Presidente expuso en su discurso.

Ese pacto social se nos está agotando. Nos dividimos por enfoques políticos; nos dividimos por la mala distribución de la riqueza; nos dividimos porque hay regiones más desarrolladas que otras; nos dividimos entre los empleados y los desempleados; entre los que terminan la educación y los que tiene que abandonar las aulas; nos dividimos hasta por cuestiones religiosas o por la inclinación sexual de las personas. Hay intolerancia. La cobija no alcanza para todos y las tensiones están a la luz del día. O para decirlo más técnicamente, el excedente económico no se está repartiendo bien y muchos compatriotas están quedando excluidos de los frutos del desarrollo.

En los siete ejes que el Presidente identificó hay caminos para la mejora y el acuerdo. Habrá otros momentos para reflexionar sobre algunos de ellos. Por ahora sólo quiero reiterar que el acuerdo fiscal a que lleguemos reflejará los cimientos del pacto social que construimos.  El pacto fiscal define en mucho al pacto social, pues definirá el reparto de las cargas.

CONCLUYO. ¿Será mucho pedir que la Costa Rica del Bicentenario se plantee la posibilidad  de  la refundación del pacto? La mención que hace el Presidente de ese hito histórico abre el espacio para pensarlo. Que así sea, por el bien de todos.






sábado, 5 de mayo de 2018

CUENTAS CLARAS… CHOCOLATE ESPESO. 5/5/2018

NOTAS AL TEMA

CUENTAS CLARAS… CHOCOLATE ESPESO

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Desde la Presidencia del Directorio Legislativo nos llega la señal de que hay voluntad para renegociar los alcances de la Reforma Fiscal y los tiempos del trámite del proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.  “En menos de 6 meses debe resolverse la reforma fiscal”, dijo D. Carolina (Diario Extra, 2/5/18, pág. 3). En la misma entrevista dice que “Yo seré una facilitadora para que esto realmente funcione y pondré empeño en que suceda,  pero habrá que esperar un poco la manifestación de las  fracciones”.

La conformación de la comisión que estudia este texto es crucial.  Hoy la Asamblea tiene una composición distinta a la que existía, cuando se creó la comisión que estudia este proyecto y esta nueva realidad debe verse reflejada. Como también se va a modificar la conformación de las demás comisiones.  Esta es la gran negociación en la Asamblea.

PROBLEMA DE LIQUIDEZ. D. Carolina lo tiene muy claro; el Gobierno necesita plata en mano.  Dice: “No es un plazo que pone Carolina Hidalgo; es una necesidad de generarle liquidez al Estado.  Entonces, es urgente el dinero, se debe crear un espacio para la enmienda y la solución legislativa no puede tardar más de 6 meses.

AL DÍA SIGUIENTE.  El jueves 3 de mayo D. Helio Fallas, Ministro de Hacienda saliente  nos dice “Sin plan fiscal, el segundo semestre será muy complicado”. (La Nación, pág. 17). Nos cuenta que la semana pasada la Tesorería logró colocar deuda por cerca de US$350 millones.  Palabras más o menos, el mensaje es este:  la plata está, pero si no hay avance en el proyecto, viene la complicación.  

El otro escenario que plantea es que “aprobemos esto, démonos más recursos, aprobemos estos controles sobre estos gastos; bueno tal vez no sea lo mejor, pero tal vez darnos un poco más de tiempo…”. 

¿que hay detrás? Claramente el argumento de “pasar algo, aunque no sea lo mejor, pero ganamos tiempo”, se explica porque hay negociaciones avanzadas con algunas instituciones financieras internacionales, en el sentido que “si aprobamos algo en la Asamblea”, nos darían un préstamo entre US$700 y US$800 millones de apoyo presupuestario. Con esto se gana liquidez y tiempo. Mejor decirlo así. Pero hay que recordar que este eventual préstamo, además de incrementar la deuda, requiere aprobación legislativa. Los votos deben amarrarse.

Antes de la segunda ronda electoral, en este mismo espacio dije que “Bien harían los dos señores Alvarado en darse una vuelta por la Tesorería Nacional. Cuando uno de ellos reciba la banda presidencial el próximo 8 de mayo, el pago de la primera quincena ya estará preparado. Y de seguro el de la segunda quincena de mayo ya estará financiado.  No sabemos cómo estará el resto del año”. (Notas al Tema, 17/3/18).  Bueno, ya estamos conociendo un poco más de cómo está el resto del año.

Cuando D. Helio nos informa que la Tesorería logró conseguir esos US$350 millones, nos dice también que  “…por el momento estamos con suficiente efectivo, pero el punto no es ese, el punto es ¿qué va a pasar después en el otro semestre? 

DATOS CLAROS. Para que la Asamblea Legislativa apruebe el ajuste hacendario (ingresos, gastos, endeudamiento) la información que reciba debe ser lo más completa posible; que no deje dudas.  No se ha explicado cuál es la estrategia de mediano plazo para atender este problema de la Hacienda Pública. ¿Cómo se van a dosificar los ajustes en el tiempo, para que lo que está en la Asamblea demuestre que resuelve el problema?

Los técnicos de Hacienda están en capacidad de hacer estos cálculos; las autoridades políticas deben ser más claras y precisas, y enseñar los compromisos con el país.  ¿Hay tiempo para sacar la reforma en  6 meses?  O ¿no sabemos qué va a pasar el otro semestre?

Concluyo. Yo no sé si esto es un manejo heroico de la hacienda pública; lo que sé es que tenemos un señor problema entre manos. La Asamblea debe ayudar; los partidos han manifestado anuencia a tramitar los ajustes. Pero se requiere claridad en las cifras y en los impactos, para facilitar la negociación.


sábado, 28 de abril de 2018

DESPACIO, QUE TENEMOS PRISA. 28/4/2018

NOTAS AL TEMA

Despacio, que tenemos prisa.

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Pasado mañana, es decir el lunes 30 de abril, los actuales diputados de la Asamblea Legislativa terminan sus funciones. El 1 de mayo toman posesión los nuevos legisladores. La Asamblea tendrá una nueva composición: varía el tamaño de las bancadas,  nuevos partidos tienen representación, otros la perdieron. Pero, sobretodo, llegan nuevas personas, nuevas formas de ver las cosas, nuevos estilos de hacer política y por qué no decirlo, nuevos intereses.

EL 208-BIS.  Me refiero al Proyecto Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas Este tiene un procedimiento especial, abreviado, de vía rápida. Los plazos no le alcanzaron a los actuales diputados; el proyecto se quedó a medio camino en su trámite. Es más, el jueves pasado se rompió el quorum de la Comisión Especial y se paralizó la revisión de mociones.  Pero la vida de los proyectos sigue en las comisiones y la nueva Asamblea tendrá que entrar a verlos, incluido este 208-bis. Los nuevos diputados se encontrarán el proyecto caminado, y serán ellos quienes decidan su aprobación o rechazo.

PUNTOS DE VISTA. En el ambiente político se pueden señalar dos posiciones. Por un lado, está un grupo que insiste en la necesidad de aprobar este proyecto,  con los cambios que se le han ido haciendo. Se argumenta que sería una señal de que podemos llegar a acuerdos políticos, sobre todo para los actores internacionales, que nos han hecho ese reclamo.  Esto a sabiendas que este proyecto “no alcanza” y que se requerirán acciones legislativas adicionales, a muy corto plazo, con el desgaste de negociación que esto conlleva.

Por el otro lado, un grupo de los nuevos diputados, reconociendo la importancia del tema y el grado de avance logrado, dice que quiere un poco de tiempo para revisar lo que reciben. En particular ha sido claro el jefe de la nueva fracción del PLN, aunque se sabe que otras fracciones pueden ir en la misma línea. Me parece razonable que los nuevos diputados se tomen esas previsiones, pues al fin y al cabo serán los responsables políticos de lo que ahí salga. Solo que no se deben tomar mucho tiempo. No creo que revisar sea obstruir.

Adicionalmente esta semana apareció un  nuevo componente, al que hay que ponerle cuidado. Este proyecto y la realidad política del país, logró lo que hacía años no veíamos. Los sindicatos del Sector Público marcharon unidos. Es más, lograron convocar a representantes de otros sectores.

Me llamó la atención que el actual Gobierno no los atendiera. Y no se conoce de contactos entre representantes del futuro gobierno y las fuerzas sindicales. Tal vez en el momento en que el Presidente Electo anuncie su gabinete, observemos acercamientos. (Aclaro que al momento de escribir este comentario no se ha anunciado oficialmente el nuevo gabinete).

GESTOS POLÍTICOS. Las primeras declaraciones que den los ministros designados marcará mucho el estilo de gobierno que se puede esperar. De la misma forma, los acuerdos que se den el 1 de mayo en la Asamblea, nos darán señales sobre el acomodo de las fuerzas legislativas. El PLN dice que el PAC debe presidir el Directorio. Restauración Nacional no piensa lo mismo. En torno a la designación del Directorio se pueden firmar acuerdos, que podrían llegar a impactar el trámite de este proyecto. Y no descarto, a juzgar por la movilización de esta semana,  acciones adicionales desde el frente sindical. Y ya se dio el rompimiento del quorum por parte de tres diputados opositores, aprovechando la ausencia de diputados del PAC y Liberación Nacional en la Comisión.

CONCLUYO. Veo acuerdo en que la situación es delicada y debe arreglarse. Observo tensión social en torno al reparto de las cargas. Hay presión por aprobar lo que se tiene. Al mismo tiempo hay reserva por aprobar a “ojos cerrados” lo que se recibe. Se debe crear un espacio para el diálogo político y social, que permita acuerdos más completos, con plazos definidos y el compromiso de votar lo que se pacte. Forzar la salida de este proyecto puede quemar otros puentes necesarios para buscar otros compromisos más amplios que le urgen a la Costa Rica del Bicentenario.