sábado, 12 de agosto de 2017

EL CAPITAL ES ARISCO. 12/8/2017

Notas al tema

EL CAPITAL ES ARISCO.
 Guillermo E. Zúñiga Chaves

Dos considerandos del Decreto Ejecutivo 40540-H. Contingencia Fiscal: “3- Que las colocaciones de títulos valores, que a la fecha se están realizando, no son 
suficientes  para cubrir las necesidades de financiamiento del Presupuesto Nacional… 6- Que la situación se está agravando por dificultades en el acceso al financiamiento que provocan falta de liquidez en el flujo de caja de la Tesorería Nacional”. (La Gaceta agosto 7, 2017)
Después de semejante anuncio/publicación, esta semana el Gobierno trató de bajarle el tono al tema de la falta de liquidez. Trataron de aclararnos que la situación no era tan grave, que los requerimientos del segundo semestre en el servicio de la deuda serán menores, que los ingresos proyectados ayudarán, que no hay contradicciones entre el Presidente y Hacienda. En fin, que habíamos entendido mal.  No era la intención alarmar.

Lamentablemente alarmaron. Lo dije la semana pasada: Y sin la menor duda después de estos anuncios, y las reacciones opositoras,  el riesgo del país es mucho mayor”. (Notas al Tema, Diario Extra, agosto 5, 2017 ). Lo que sucede es que el capital y el mercado internacional no perdonan. “El capital es arisco”, me decía un empresario hace muchos años. El manejo de las expectativas, por el impacto en el riesgo financiero, debe ser muy cauteloso.

MOODY´S. El lunes de esta semana la agencia de calificación Moody´s dio una señal desde el exterior. Pareciera que esa llamada de atención fue lo que movió la vela del discurso oficial. Dice el comunicado: “… el presidente de Costa Rica (Ba2 negativo), Luis Guillermo Solís, anunció planes para limitar el gasto público y emitir deuda en los mercados de capitales internacionales…Las medidas propuestas no reducirán sustancialmente el déficit fiscal de Costa Rica y aumentarán su exposición a la deuda en moneda extranjera, un crédito negativo”. (Traducción libre. Moody´s Investors Service; agosto 7, 2017).

Le recuerdan a los inversionistas que Costa Rica es una país Ba2, con perspectiva negativa. Es decir, que somos grado especulativo, y que los ajustes que se puedan dar en esta calificación serían hacia la baja. Pero además anotan que aumentar la emisión de deuda en moneda extranjera se vería mal. Esta es una llamada de atención que se debe tener muy  presente, para cualquier decisión que se llegue a tomar. Si se levantara plata en el mercado internacional, muy posiblemente la prima de riesgo nos la van a cobrar cara.

Sigue el comunicado: “Una mayor emisión internacional es una medida provisional para reducir la presión sobre las tasas de interés del mercado local. Pero incluso si los legisladores autorizan el plan, el aumento de la deuda externa aumentará la exposición del gobierno a la depreciación de la moneda local. La deuda en moneda extranjera asciende ahora al 38% de toda la deuda pública, frente a menos del 30% en 2011”

Como entre el 2011 y hoy la deuda en moneda extranjera subió bastante, por la emisión de los llamados eurobonos aprobados en el Gobierno Chinchilla, la exposición del Gobierno aumenta ante eventuales devaluaciones del colón.

FITCH. Por otra parte, la calificadora Fitch dijo este jueves 10 de agosto que  El mercado local de capitales debería seguir siendo una fuente fiable de financiamiento fiscal que  respalde 
la capacidad de servicio de la deuda soberana, pero se está volviendo más costoso”
(Traducción libre). Intereses al alza; presión para todos.  

CULPAS Y DISCULPAS. Esta complicada situación nos agarra en medio de una campaña electoral. Quienes tienen intereses político-electorales, entiendan o no entiendan lo que está en juego, repiten argumentos gastados, muchas veces falsos, como si eso fuera a resolver el problema de liquidez, el problema estructural hacendario  y el mayor riesgo que hoy tiene nuestra deuda. Creen que por este camino obtendrán réditos políticos.

Sin embargo, la última encuesta que publicó la Universidad de Costa Rica muestra que la moneda sigue en el aire; nada está garantizado. A lo mejor esto ayude, pues a todos  les conviene arreglar el asunto, por si acaso.


sábado, 5 de agosto de 2017

ANUNCIOS CONFUSOS. 5/8/2017

NOTAS AL TEMA

ANUNCIOS CONFUSOS

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Hace días no se ve tal cantidad de anuncios confusos. La primera señal vino del Ministro de Hacienda. El jueves 20 de julio habló de aplicar “medidas de emergencia, ante una eventual falta de liquidez”. Lo presentaba como una eventualidad, pero daba a entender que ya lo estaba considerando.  Precisamente eso fue lo que motivó mi comentario de la semana pasada sobre el riesgo de liquidez.

El domingo 30 de julio el Banco Central en sesión extraordinaria dominical aprobó la Revisión del Programa Macroeconómico (RPM), y ahí no se habla para nada de falta de liquidez del Gobierno. Aclaran que “Las previsiones para el Gobierno Central fueron suministradas a mediados de julio por el Ministerio de Hacienda y no consideran los efectos de eventuales medidas de reforma fiscal” (RPM, pág. 38). Pero cuesta creer que para el domingo pasado, la Junta Directiva del Central no conociera la situación de la Tesorería Nacional.  

El Banco Central sí nos anunciaba que la estimación del crecimiento de la liquidez total para todo el año 2017 sería 8,4%, siendo que en el primer semestre del año fue 9,9%. (RPM, pág. 21 y 40)  Es decir, la liquidez total del sistema se va a reducir en el segundo semestre. Hacienda no tiene liquidez, y el Central reduce la liquidez del sistema. Ahí surge “la tentación” a la Tesorería de ir al mercado internacional. De paso, de prosperar esta tesis, se reforzarán las reservas internacionales.

El martes 1 de agosto, el Presidente fue el que habló,  dando por consumado el hecho de la crisis de liquidez. El Ejecutivo reconoció “… dificultades económicas para pagar sus obligaciones y garantizar las operaciones de servicios esenciales”. (Diario Extra, miércoles 2 de agosto, pág. 16). De una “eventualidad”, pasamos a un hecho real y consumado. El Presidente se adelanta a decir que no hay una crisis generalizada; que la economía marcha bien, que la inflación es baja. Pero el Gobierno no tiene plata.

CAMPAÑA POLITICA. Y esto se da en medio de una campaña política, donde todos los partidos y sus candidatos presidenciales entienden que es hora de jalar agua a sus molinos. Reacciones ambiguas. Sin la menor duda, la forma en que se maneje y se resuelva este tema, impactará en el ánimo del votante. Esto lo saben los partidos y lo van a usar. Creo que en cualquier decisión, el cálculo electoral será el factor que, lamentablemente, más pesará. Ojalá me equivoque.

Dio en el clavo. El martes 2 de agosto, saliendo de las actividades religiosas de la celebración del Día de la Virgen de los Ángeles, un periodista se le va de frente al Presidente; usa los argumentos de los opositores acusándolo de no haber cortado el gasto. En medio de una situación muy embarazosa,  el Presidente le pasa la palabra a D. Helio. Éste explica que lo que ha pasado es que cuando la Tesorería quiere colocar bonos, las subastas no han sido positivas para Hacienda. Es decir, no captan lo que necesitan y por eso se da la falta de liquidez. Ahora sí; dio en el clavo. 

Si es un asunto de liquidez, deben concentrarse en acordar con los opositores  cómo llenar de liquidez a la Tesorería. Los temas estructurales del desbalance fiscal, que legítimamente están en medio de esta discusión, pueden ser tratados en otro momento, o en paralelo. Pero lo que se debe buscar es la liquidez necesaria para atender los gastos programados.

Claro que estos anuncios y la forma en que Gobierno y Oposición han tratado este tema no ayudan. Si en el mercado local no está llegando la plata, ¿por que sí van a llegar fondos del mercado internacional? La liquidez tiene un costo, y además ese costo está afectado por el riesgo. Y sin la menor duda después de estos anuncios, y las reacciones opositoras,  el riesgo del país es mucho mayor. 

EN CONCLUSIÓN. De hechos eventuales, a hechos consumados, sin la mención del Central en la revisión de su Programa. Hacienda necesita plata; el Central anuncia reducción de liquidez en el sistema. Anuncios confusos. Estamos en campaña. ¿Y el país? ¿Y las consecuencias  por no remediar esta situación?






sábado, 29 de julio de 2017

RIESGO DE LIQUIDEZ. 29/7/2017

NOTAS AL TEMA

RIESGO DE LIQUIDEZ

Guillermo E. Zúñiga Chaves

El que emite un bono, sea un banco, una empresa o un gobierno,  se compromete a pagar el principal y los intereses en los términos y plazos pactados. El inversionista les da su dinero, a cambio de lo cual recibe un bono, que el emisor debe honrar a tiempo. Unos tienen dinero para invertir (los inversionistas); otros tienen necesidades y piden prestado ese dinero por tiempos definidos (el emisor).

Por ello los emisores de bonos siempre están administrando la disponibilidad de sus recursos, lo que llamamos la liquidez, para hacer frente al pago oportuno del compromiso adquirido. Esa liquidez debe ser suficiente y debe además contemplar el tipo de moneda en que se debe hacer el pago al inversionista.

ESTRECHEZ DE LIQUIDEZ. Si se empieza a estrechar la liquidez, no solo se puede afectar el pago de los bonos emitidos, sino que se puede afectar el pago de las planillas, el pago de los proveedores de bienes y servicios, de la luz, del agua, de la papelería, de las materias para el trabajo, en fin, el ritmo de la actividad. Y si los gobiernos empiezan a sentir estrechez de liquidez,  esto  también les aplica.

Desde el punto de vista de los gobiernos, la liquidez la adquieren con los impuestos que cobran, con los préstamos externos que consiguen, con los ahorros (si los hay) en el manejo de los gastos presupuestarios o bien emitiendo deuda, sea interna o externa. Algunos gobiernos reciben donaciones que también les sirve como fuente de liquidez para enfrentar sus gastos.

En el caso de Costa Rica el gobierno también puede utilizar las llamadas Letras del Tesoro. Este es un endeudamiento directo con el Banco Central, que es caro, es inflacionario, requiere aprobación de la Junta Directiva del Central, es de corto plazo, no más de 90 días, y en todo caso debe cancelarse a fin de año. Si la memoria no me falla, si se usan las Letras del Tesoro, Hacienda y el Central deben informar a la Asamblea.  Todo esto está detallado en la Ley de Administración Financiera y Presupuestos Públicos y en la Ley Orgánica del Banco Central.

FALTANTES DE PRESUPUESTO Y LIQUIDEZ. Y aquí conviene explicar la diferencia entre faltantes de presupuesto y faltantes de liquidez. Un faltante de presupuesto es cuando un gobierno debe hacer un gasto, pero no tiene la autorización presupuestaria para hacerlo. Por lo general, debe ir al Parlamento a pedir esa autorización.  Por su parte, el faltante de liquidez se da cuando al gobierno se le empieza a disminuir el efectivo aunque tenga autorización presupuestaria.  Lo que no tiene es la plata para pagar, aunque tiene autorizado hacer esos pagos.

ORIGEN DE ESTE COMENTARIO. Hago estos comentarios porque la semana pasada, cuando se informaron los resultados fiscales al mes de junio, desde el Gobierno se nos alertó sobre eventuales problemas de liquidez que podemos enfrentar en el corto plazo.  Estamos al límite del endeudamiento y la ausencia de recursos frescos para enfrentar compromisos ineludibles  nos exigen valorar medidas de emergencia, ante una eventual falta de liquidez, enfatizó, Helio Fallas, primer vicepresidente de la República y ministro de Hacienda” (Comunicado de Prensa del Ministerio de Hacienda,  del 20 de julio de 2017. Tomado del  WEB del Ministerio de Hacienda).

ALERTA A LOS MERCADOS. Esto dibuja una situación muy seria que debe ser presentada con claridad a los ciudadanos y debe ser debidamente atendida. Las consecuencias que se derivan de una situación de iliquidez pueden ser gravísimas. Un anuncio de este tipo alerta a las calificadoras de riesgo y a  los mercados. Las fuerzas políticas deben poner el mayor  cuidado a esta situación y dejar de lado los cálculos electorales.







sábado, 22 de julio de 2017

EL ACUERDO NACIONAL (II): OTROS ACUERDOS CURIOSOS. 22/7/2017

NOTAS AL TEMA

EL ACUERDO NACIONAL (II): OTROS ACUERDOS CURIOSOS

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Gatopardismo: en el análisis político se usa para señalar procedimientos de “cambiar algo para que nada cambie.”

Decía la semana pasada que mi entusiasmo por el Acuerdo Nacional en 59 temas empezó a disminuir  cuando vi el detalle de algunos de ellos. Comenté el caso del Acuerdo 59, donde los partidos políticos por unanimidad se comprometen a impulsar  una reforma hacendaria progresiva y sostenible, pero a la hora de discutir sobre impuestos, le zafan la tabla.  ¿Cómo quieren aumentar progresividad impositiva si  a la hora de la verdad no quieren tocar los impuestos? Una gran contradicción, que raya en el cinismo político.

DEL Capítulo de Infraestructura. El Acuerdo 21 sobre la modernización de la infraestructura y el transporte público dice lo siguiente. Reformar el Conavi y el CTP para garantizar plazos razonables en la construcción de obra y el ordenamiento del transporte público de la GAM, mediante la eliminación de sus juntas directivas, y la transformación de los entes en direcciones del MOPT”.

La idea es convertir al CONAVI y al CTP en órganos de desconcentración mínima para que sea mas fácil alinear sus acciones con las políticas del MOPT. De paso se pretende  eliminar las juntas directivas. Esto se acordó por unanimidad. Recoge en mucho la discusión que en los últimos años se ha venido dando en torno a estas instituciones.
Ahora bien, si todos los partidos políticos están de acuerdo en estos acomodos, ¿qué ha ocurrido con el proyecto de ley 19.900 que el Ejecutivo presentó a la Asamblea Legislativa desde  principios del año pasado?  El texto base incluye propuestas relacionadas con este tema. De acuerdo al WEB de la Asamblea ese proyecto no se ha movido en más de un año. ¿Qué ganamos con que en el “Acuerdo Nacional” todos los partidos  políticos digan que están a favor de hacerle reformas a estas instituciones, si ya tienen un proyecto en la Asamblea y las cosas no avanzan?
Este caso muestra otro ángulo de estos “acuerdos”. En los temas fiscales decían estar de acuerdo con un concepto de reforma, pero después no apoyan  y dejan por fuera una parte importantísima, valga decir los impuestos. En este otro caso, todos los partidos dicen estar de acuerdo con reformar al Conavi y al CTP, pero un proyecto presentado sobre este tema no lo mueven. Si la firma estampada en el  Acuerdo Nacional fuera realmente para poner en marcha lo acordado, ya ese proyecto debería haberse votado. Otra inconsistencia. Firman acuerdos, pero no existe la voluntad política real para implementarlos.
Capítulo sobre Reforma Administrativa del Estado y Simplificación de Trámites. Aquí encontramos otro ejemplo curioso. El Acuerdo 52 dice lo siguiente: Instar a los ministerios a revisar la conveniencia de reorganizar sus órganos desconcentrados a órganos de desconcentración mínima o dependencias internas, cuando así convenga a nivel estratégico y de eficiencia institucional”.
Este es otro acuerdo aprobado por unanimidad.  Ahora bien, el acuerdo es hacer una instancia al poder ejecutivo para que estudie la conveniencia de hacer cambios para que se mejore la eficiencia de las instituciones. Por Dios, ¿hacer un “acuerdo nacional” para pedir eso? No se necesita ningún acuerdo para que el Ejecutivo promueva las reformas administrativas que hagan más eficiente su trabajo. ¡Simplemente debe hacerlo!
Otra cosa sería si el acuerdo fuera el compromiso de pasar las modificaciones legales que hagan más eficiente el aparato del Estado. Claro, siempre que hagan real ese apoyo y no vaya a ser que a las iniciativas les ocurra lo del proyecto sobre CONAVI.
MALICIA INDÍGENA. Lanzar las campanas al vuelo porque se han logrado 59 acuerdos, me parece ingenuo. Algunos no son sustantivos, y otros no tienen apoyo político real. Ojalá no estemos en presencia del gatopardismo político, esto es, cambiemos para que nada cambie.