sábado, 17 de febrero de 2018

SE ACABÓ EL TIEMPO. 17/2/2018

NOTAS AL TEMA

SE ACABÓ EL TIEMPO

Guillermo E. Zúñiga Chaves

De camino a la segunda ronda electoral, citando la última encuesta del CIEP de la UCR,  nos dice Diario Extra que las dos primeras preocupaciones de los ticos son los problemas de empleo y el déficit fiscal. (Diario Extra, jueves 15 de febrero, página 19).

Sobre el tema del empleo. Durante la primera parte de la campaña se prometió mucho, pero hubo poca precisión sobre cómo crear los empleos que se ofrecían. Para bajar el desempleo se necesita un crecimiento de la producción, por encima del 5% anual en forma sostenida, y poner el objetivo del empleo en el corazón de la política económica. Y para promover el crecimiento productivo se necesita una buena coordinación de políticas sectoriales con las macroeconómicas, exige un clima de confianza, que favorezca la inversión privada y obliga a tener una “buena macroeconomía”.

EL SEGUNDO DE LA ENCUESTA. Una “buena macroeconomía”  pasa por arreglar lo fiscal, valga decir, se debe atacar el segundo problema que señalan los ticos en esa encuesta. Es claro, entonces, que se deben dar señales de solución lo más pronto posible. Pero, ¿deben venir de la actual Asamblea o deben venir de los partidos en disputa en la segunda vuelta? 

Decía la semana pasada que parecía que los actuales diputados no querían dejarle espacio a los diputados electos para decidir sobre el tema fiscal.  Algunas bancadas legislativas se muestran dispuestas a entrarle a los proyectos fiscales y hasta hablan de aplicar una “vía rápida”.

La Asamblea ha tenido propuestas para modificar los impuestos y otras para cortar gastos. El Poder Ejecutivo ha enviado varias iniciativas, y hasta las ha cambiado a lo largo del tiempo. Ha costado que los proyectos avancen. Ejecutivo y Legislativo se culpan mutuamente por la lentitud. 
 
ACUERDOS POLÍTICOS. La dificultad de los acuerdos políticos siempre se ha visto como un problema en nuestro caso. Las calificadoras de riesgo así lo señalan. Por ejemplo, el 18 de enero de este año, hace un mes,  la calificadora internacional Fitch, cuando nos mantuvo en BB (grado especulativo) pero nos bajó la calificación de perspectiva estable a negativa dijo: El escenario base de Fitch asume que el ganador tendrá otro gobierno minoritario y enfrentará desafíos de una legislatura altamente fragmentada. Esto podría complicar la construcción de coaliciones y aumentar la parálisis legislativa y la inercia de las reformas, especialmente en cuestiones fiscales controvertidas”. (Traducción libre del comunicado de prensa). El fenómeno lo califica con crudeza: lo llama parálisis legislativa. 
 
UN MILLÓN DE MILLONES. El ajuste que se debe hacer es de un poco más del 3% del PIB. Es decir, entre el recorte de los gastos del Gobierno Central  y el aumento de los impuestos, se debe llegar a una suma cercana a un millón de millones de colones. Eso es mucha plata. Y ¿sobre quién se va a cargar la mano? ¿Todo en impuestos? ¡No!. ¿Todo en recorte de gastos? ¡No! Esa es la dificultad de avanzar en este tema. Pero el tiempo se acabó y hay que buscar soluciones prácticas. Sólo la negociación nos permitirá encontrar esa salida. 

La realidad política nos indica que si en la Asamblea actual se quiere avanzar, hay que aprovecharlo. Hay un proyecto en la mesa, sobre el cual se puede trabajar. Pero la realidad política también nos dice que los dos candidatos que están disputando la segunda ronda deben ser parte directa de estas negociaciones. Al fin y al cabo, uno de ellos será al que le toque recoger los frutos de lo que se apruebe. Y de igual manera, ambos deben ser responsables de lo que ahí salga.

Si no se involucran, se juegan el riesgo que otros decidan por ellos, hagan una reforma que no alcance, les impongan condiciones que les amarre las manos, y arranquen con el pie izquierdo.

CONCLUYO. Ya no hay tiempo para cálculos electorales; siempre reclamé que durante la primera parte de la campaña esto no se hablara con claridad. Pues bien, en este segundo tiempo, tienen que echar toda la carne al asador.



sábado, 10 de febrero de 2018

ACUERDOS CLAROS. 10/2/2018

NOTAS AL TEMA

ACUERDOS CLAROS

Guillermo E. Zúñiga Chaves

El último estudio que publicó el CIEP de la Universidad de Costa Rica, el miércoles antes de las elecciones, punteó de manera bastante acertada lo que finalmente sucedió el pasado domingo 4 de febrero. Se revelaba un Fabricio Alvarado en un claro primer lugar;  Antonio Álvarez en segunda posición pero estancado; Carlos Alvarado por debajo, pero pisándole los talones a Álvarez y en ruta ascendente durante el mes de enero. Señalaba también la caída de Piza y la caída de Castro.

Los que se reportaban como “indecisos” eran muchos. Estos “indecisos” a la hora de votar, se repartieron siguiendo lo que el “voto decidido” había dicho.  La excepción puede ser el apoyo al Sr. Piza, que parece que al final revirtió un poco su caída, pero no le alcanzó. El voto se fue a los Alvarado y hoy los tenemos para la segunda vuelta. Lamentablemente, el abstencionismo fue 34% tal y como lo decía la encuesta.

PIZA Y HERNÁNDEZ.  Si los votos del Dr. Hernández y D. Rodolfo Piza se suman, es decir, en el hipotético caso que hubieran ido juntos, hoy estarían en tercer lugar (20,97% juntos), con una diferencia muy pequeña por debajo del PAC (21,66%). Y como sabemos, no siempre en política uno más uno suman dos. En la de menos, juntos habrían sacado más votos y estarían en la segunda ronda. Vaya usted a saber.  Visto así, no les fue tan mal a los socialcristianos.

¿MILAGROS? La misma noche del domingo, ocurrió un milagro, si es que existen en la política. Un tema que apenas se había tocado durante la campaña, el tema fiscal, fue mencionado por los ganadores como una de las prioridades a atender. Es más,  parece que en la actual Asamblea hay interés por dejar caminado o resuelto este asunto. Como que los diputados actuales no quieren dejarle espacio a los que vienen en esta materia.

diálogo y alianza como salida. Otro tema que apareció del lado de los ganadores, esa misma noche, fue la idea del gobierno multipartidista o de unidad nacional. Esto resulta  novedoso en la vida política reciente del país. Los dos partidos ganadores formulan la necesidad de hacer gobiernos de unidad nacional. Esto debe pasar por negociación de temas más que de personas. Va a obligar a hacer pactos multipartidistas. Palabra maldita hace unos años. Pero vamos a tener que aprender a negociar y a pactar y sobre todo a respetar lo que se pacte y se le indique con claridad al país.

Esos pactos van a tener que ser muy precisos. Deberán incluir el tema que gravitó (¿y decidió?) en la primera ronda. Me refiero al asunto de cómo se entiende la familia y su relación con el fallo internacional. Este es un tema que debe estar claro a la hora de ir a votar el 1 de abril próximo, para que no complique el desempeño del futuro gobierno.

La arrogancia volvió a aparecer hablando de “equipos que sí saben hacer las cosas” y maltratando a diputados electos. Deben entender que los compatriotas que sacaron los votos para ir a la Asamblea fueron legítimamente electos,  y representan los intereses de quienes les dieron su voto.  La Asamblea se conforma por los distintos estamentos de la sociedad y todos los diputados electos merecen nuestro respeto. Será su desempeño posterior lo que nos permitirá evaluarlos. Pero hacen mal esos sectores echando carbón contra ellos desde ahora. En democracia, los votos son los que hablan.

Las alianzas que se establezcan, los pactos a los que se llegue y los equipos que finalmente se formen, nos indicarán por dónde irán los balazos. Y aquí los partidos ganadores deben ser muy cautelosos, hábiles y sobretodo muy claros. Estas definiciones nos indicarán, por ejemplo, dónde va a ir a refugiarse el pensamiento conservador o dónde tendrá cabida la  verdadera visión socialdemócrata.

CONCLUYO. La posibilidad de hacer gobiernos de unidad nacional o multipartidistas, es reconocer la realidad política del país. Si se logra, será una señal de madurez de nuestra democracia y un avance innegable. Entramos en un nueva etapa, la era de los acuerdos. Si esto fuera así, y se marchara en los próximos años por esa ruta, ¿alguien podría pensar que nos equivocamos el domingo pasado?







sábado, 3 de febrero de 2018

SU VOTO SÍ VALE. 3/2/2018

NOTAS AL TEMA

SU VOTO SÍ VALE

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Mañana escogeremos presidente y diputados, para los próximos cuatro años. Cada voto cuenta; sobre todo en una elección donde llegamos a las urnas sin que ningún candidato marque una mayoría clara. Más bien, la mayoría de los votantes señalan que están indecisos.

ESTUDIO DE LA UCR. De acuerdo al último estudio presentado por el CIEP de la Universidad de Costa Rica, publicado el miércoles 31 de enero, los indecisos representan 36% de las personas que van a votar (CIEP, “Informe de resultados del estudio de opinión sociopolítica”, cuadro 4, pág. 12). Esto, en números redondos, significa como 795.000 votos indecisos. Dependiendo como se comporte este voto, así se  resolverá la elección.

Esta misma encuesta dice que un 35% de los costarricense que tenemos derecho al voto no se presentará. Es muy lamentable que el abstencionismo resulte tan alto. Debiéramos bajar ese número. Nosotros tenemos el privilegio de escoger a nuestros gobernantes. No dejemos pasar esta oportunidad. En muchos países las personas no tienen este derecho. Con ese abstencionismo, entonces unas 2.200.000 personas iremos a ejercer nuestro voto.

Para ganar de una vez mañana, se necesitarán algo así como 900,000 votos. Si la abstención fuera más baja,  pues el  número  necesario para ganar  subiría.  El Señor Fabrico Alvarado aparece en primer lugar, con el apoyo del 17%  de quienes van a votar. Esto le da un caudal de unos 375.000 votos. D. Antonio Álvarez tendría unos 270.000 votos y el tercero en ese informe, D. Carlos Alvarado, tendría unos 240.000 votos. Castro y Piza vienen un poco más atrás, con cifras debajo de los 200.000 votos.

A cualquiera de los candidatos les faltan muchos votos para llegar a los 900.000  necesarios para ganar en primera vuelta. D. Fabricio Alvarado, quien puntea en esta encuesta, necesitaría agregar un poco más de 500.000 votos.  Tendría que convencer a más de la mitad de los indecisos.  Los demás tendrían que hacer esfuerzos mayores.

Desde luego estos son cálculos aproximados y las cifras son meramente indicativas, basados en el resultado que publicó la UCR el miércoles. Pero sí nos dicen que no hay nada decidido aún, por lo que mañana cada voto cuenta. Por eso debe ir a votar. Las diferencias pueden ser tan pequeñas, incluso para llegar a la segunda vuelta, que su voto puede hacer la diferencia.

El voto es un acto de libertad ciudadana. Usted en la urna, y solo usted, decide por quién vota. Ese es el derecho a la intimidad que nos da nuestra democracia. Y su voto en Costa Rica se respeta. Aquí no hay espacio para fraudes.

Es bueno informarse, analizar y estudiar programas y dar un voto pensado.   Pero no es menos cierto que la política genera adhesiones. La política también genera ilusiones. Los candidatos crean confianza o desconfianza. Algunas cosas no son totalmente razonadas.  

Hay factores humanos imponderables, eso que llevamos todos por dentro, que nos va diciendo, muchas veces de forma intuitiva, por dónde debemos ir. Usted lo que debe tener es una gran ilusión de ir a votar por quien mejor le parezca. No importa lo que diga su vecino, o sus parientes, o los comentaristas o las encuestas. Nadie puede decidir mejor sobre su voto que usted mismo. El voto es suyo y usted hace con él lo que quiera. Eso es democracia. No se deje presionar por nadie.

Usted en la urna electoral va a estar solo. Usted y su conciencia decidirán. Y sepa que cuando tome esa decisión, no se va a equivocar. Los gobierno resultan buenos y malos;  no todo lo hacen mal, ni todo lo hacen bien. Es la naturaleza de las cosas. Pero lo que usted no se puede permitir es que una vez que salga de la urna, sienta que usted se traicionó. Vote con su conciencia.

CONCLUYO. Haga de mañana domingo una fiesta en honor de la Patria. Y una fiesta con su familia y sus amigos. Espere sin sobresaltos los resultados en la noche. Al fin y al cabo el lunes regresamos a nuestras tareas usuales. Y ojalá que no desperdicie el voto, manchándolo o dejándolo en blanco, pues es como si no hubiera votado. Pero si eso es lo que quiere hacer, también tiene ese derecho. Entre hoy y mañana muchas cosas pueden pasar.




sábado, 27 de enero de 2018

¿QUIÉN LE PONE EL CASCABEL AL GATO? 27/1/2018

NOTAS AL TEMA

¿QUIÉN LE PONE EL CASCABEL AL GATO?

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Esta semana se puso caliente con los temas económicos. La calificadora Moody´s manifestó que no habrá mayor espacio político en la próxima administración, para llegar a acuerdos legislativos sobre una reforma fiscal. También se dio una baja en el precio de los bonos soberanos de Costa Rica en el mercado internacional. Maliciosamente se achacó esta baja en el precio del bono a los resultados de una encuesta política. Eso podría ser un factor marginal.

MALOS ANUNCIOS. No se debe pasar por alto que los malos anuncios fiscales vienen desde hace rato. Los mercados leyeron en agosto del año pasado que el Presidente de la República anunciaba problemas de liquidez. Los inversionistas saben que hubo carreras para pagar la primera quincena de diciembre.

Saben también que en diciembre Hacienda salió a colocar bonos en dólares en el mercado local y se vio forzada a pagar un interés  2% más alto.  Saben que el Gobierno está trabajando en colocar US $1,500 millones en el mercado local. Conocen que Fitch bajó la perspectiva. Es decir, los jugadores del mercado saben que la situación está llegando a límites insostenibles.

RESULTADO 2017. El jueves de esta semana, por fin, Hacienda hizo público el dato del cierre del año pasado. El déficit del Gobierno Central fue -6,2% del PIB (-5,3% en 2016). Con estos resultados el saldo de la deuda del Gobierno Central subió a 49,2% del PIB (45% en 2016)  y la deuda de todo el sector público llega a 65% del PIB (62% en 2016). Por ello los inversionistas castigan al país. Déficit más alto; deuda mayor. Los bonos de Costa Rica se vuelven más riesgosos. Habrá que pagar más para que nos presten. 

PROPUESTAS. Quienes no parecen tener claro estos temas son los candidatos. O no lo quieren reconocer para no asumir compromisos.  Siguen hablando cosas generales y haciendo ofertas poco claras, como la carrera por ver quién ofrece más empleos.  

Veamos. El que se casa con solo cortar gasto debe saber que es insuficiente, a menos que se eche a la calle a muchos servidores y se descuiden servicios de todo tipo. El efecto de cortar gasto es a largo plazo. El que solo habla de mejorar la recaudación, debe reconocer que esto es un proceso continuo, que poco a poco va mostrando las mejoras; toma tiempo, por lo que resulta insuficiente. Quitar exoneraciones suena muy atractivo al electorado, pero requiere que la Asamblea modifique  las leyes. Tomará tiempo.  La regla fiscal es más un trofeo ideológico; pero en la práctica hoy no nos resuelve nada. Renegociar la deuda en manos de las instituciones públicas  no es suficiente. Y eso, si las instituciones lo aceptan.  

La modificación del impuesto de ventas en un IVA, ampliando la base, sí da plata rápido. Pero seamos realistas, el deterioro es tan grande, que se requiere, muy a mi pesar, que la tasa del impuesto suba, por lo menos al 15%. Siempre me he opuesto a ese aumento pero hoy, lamentablemente, lo veo inevitable.

Y también se debe modificar el Impuesto sobre la Renta de empresas y personas. Y es aquí donde la chanca tuerce el rabo. Por eso, no lo dicen con esta claridad.  Y es que inevitablemente, la próxima administración va a tener que entrarle a los impuestos desde el primer día. Aunque no lo digan, o no lo quieran, o piensen que no se necesita.  Además, por razones de justicia tienen que verse ambos impuestos. Modificar solo el IVA es inaceptable e injusto.

PRODUCCIÓN.  Estimaciones preliminares del Banco Central calculan que el PIB creció el año pasado en 3,2% (4,5% en 2016). El índice mensual de actividad económica registra a noviembre del año pasado una tasa interanual de 2,4% (frente a 4,5% del año anterior). La producción cae. Además los intereses están subiendo. Y todavía hablan de cifras mágicas de generación de empleo, sin precisar cómo.

EN CONCLUSIÓN. Que no se cometan los errores de las dos últimas administraciones, que llegaron al poder negando que necesitaran impuestos, y luego tuvieron que correr a hacer las propuestas. De feria, tuvieron que desdecirse y perdieron el tiempo. La medicina que viene es muy amarga. Mejor lo dicen así de claro.  Y se ganan el respeto.