sábado, 16 de junio de 2018

¡OJO AL CRISTO! 16/6/2018

NOTAS AL TEMA

 ¡OJO AL CRISTO!

Guillermo E. Zúñiga Chaves

En materia de política económica estamos tan enfocados en la discusión fiscal, en ver cómo se cierran esas cuentas tan deficitarias, que corremos el riesgo de dejar por fuera otros temas que son fundamentales. En particular hay que retomar los temas del crecimiento económico y la generación del empleo y considerar factores internacionales que se están presentando.

Hace tiempo he planteado que el país no ha tenido la capacidad de enfrentar la Gran Recesión que estalló hace ya una década y tuvo su manifestación más cruda en el año 2009. Todavía en el 2008 el PIB de Costa Rica creció en 2,7% (aunque en los años previos habíamos tenido crecimientos más robustos).  En el 2009 el PIB decreció. Sí, el resultado ese año fue -1.1%. Leyó bien; el signo fue negativo. Es decir, la producción fue menor que el año 2008.

Esto tuvo un efecto directo en la capacidad de generar empleo. El desempleo fue en 2008 de 4,9% ; pero el año 2009 esa tasa subió a 7,8%. Y a partir de ahí, no hemos sido capaces de revertir esos valores, al punto que en el primer trimestre de este año 2018, el desempleo ronda el 10%. Por eso es que digo que no hemos superado los estragos que causó la crisis, pues a pesar de que hemos tenido crecimientos del PIB, digamos de entre 3% y el 4% anual,  el desempleo sigue pegado en cifras dolorosas.

No solo nos hemos acostumbrado a tener niveles de pobreza del 20%; sino que ahora no nos sorprende que el desempleo sea del 9% o más. Por este camino, vamos mal. Por ello es necesario incorporar en la discusión económica nacional los temas de creación de empleo y el crecimiento productivo. Desde luego, la manera en que se aborde el asunto fiscal tendrá consecuencias en estos otros campos.

Lo anterior no significa que no  se graven las actividades productivas. Siempre he defendido que el empresariado nacional y extranjero “haga toda la plata del mundo”, pero que al mismo tiempo debe cooperar con el desarrollo nacional. Al fin y al cabo se beneficia de una buena infraestructura; se beneficia de una buena educación de nuestra mano de obra, o de una buena atención médica de sus trabajadores. Son gastos sociales o de inversión pública cuyo financiamiento se socializa, hecho que se refleja en los balances de las empresas.  Esta es una tesis conocida, pero conviene recordarla.

Tasas de interés EN USA.  El miércoles de esta semana la Reserva Federal de los Estados Unidos hizo un nuevo ajuste en la tasas de interés de los fondos federales. De 1,75% los subió a 2%. Y anuncia nuevos ajustes al alza en lo que resta del año. Se estima que a finales del año esa tasa será 2,4%.  Y en información que hace pública indica que en el 2019 y en el 2020 seguirá subiendo, pudiendo llegar a ser 3,4% en el 2020.  Esto encarecerá el financiamiento, no solo del gobierno, sino de las empresas. Afectará las tasas de interés locales, con lo que los deudores de los bancos verán su pagos mensuales aumentados, sea en dólares o en colones. Mucho cuidado con esto; puede afectar los balances de los bancos y sin duda, afectará la capacidad de compra de los consumidores.  Afectará asimismo, las decisiones de inversión del empresariado.

Los precios del petróleo. Aquí también se han dado alzas a partir del 2016, que fue el momento en que tuvimos los precios más bajos en años recientes. A partir de ahí y hasta la fecha, el precio del “coctel” ha venido subiendo. Se sabe la asociación tan grande que hay entre el precio del petróleo y la inflación local. A mayor aumento  de los precios menor capacidad de compra tienen las personas. Por otro lado, a mayor precio del petróleo, más dólares habrá que usar para importarlo.

CONCLUYO. El desempleo y el crecimiento productivo no pueden dejarse de atender. Las solución hacendaria debe considerar estos temas en la propuesta. Lo hacendario va más allá de la suma y resta en el balance fiscal. El entorno internacional se muestra más agresivo y esto también debe ser atendido. Son varios frentes; todos importantes.


sábado, 9 de junio de 2018

EL FINANCIAMIENTO DE LA BIODIVERSIDAD. 9/6/2018

NOTAS AL TEMA

EL FINANCIAMIENTO DE LA BIODIVERSIDAD

Guillermo E. Zúñiga Chaves

BIOFIN es un proyecto mundial impulsado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que busca identificar soluciones financieras, que permitan conseguir los recursos para cumplir con las metas de la Estrategia Nacional de Biodiversidad. Nuestro país estuvo dentro de los primeros 19 países que se comprometieron con esta iniciativa. Hoy hay más de 35 países participando.

Siendo un proyecto de tipo financiero desde un principio se buscó el contacto con los bancos y otras instituciones financieras. Y también se presentó la iniciativa a la Unión de Cámaras, pues se entiende que son los productores quienes hacen uso de los recursos naturales. Entre mejor sean utilizados, mejor vamos a vivir todos.

En mayo de 2015 el país aprobó la Política Nacional de Biodiversidad 2015-2030 y un año después, en junio de 2016, el país aprobó la Estrategia Nacional de Biodiversidad 2016-2025 (ENB). Equipos de BIOFIN y de la ENB trabajaron en conjunto en la etapa final del diseño de la ENB, lo que permitió tener un año después,  una estimación de los recursos requeridos para la puesta en práctica de la ENB.

Con este esfuerzo se espera que la ENB deje de ser un documento bien fundamentado y lleno de objetivos nacionales muy meritorios, para convertirse en una realidad. Hay que decirlo con toda claridad; estas cosas no se hacen solo con buenas intenciones. Esto requiere dinero y el concurso de actores no solo públicos, sino privados y, sobre todo, de los actores financieros.

CÁMARA DE BANCOS. Con el apoyo de la Cámara de Bancos e Instituciones  Financieras, se pasaron dos encuestas entre sus asociados con la idea de conocer lo que ya están haciendo en relación con el ambiente y sobre todo, el tipo de participación que les interesaría hacia el futuro. Los resultados son muy positivos. 

Hacia adelante manifiestan su interés de colocar “créditos ambientales” a tasas de mercado o bien a tasas subsidiadas. Declaran también estar interesados en administrar “fideicomisos ambientales”. A algunos les interesa estructurar emisiones de bonos verdes;  otros prefieren invertir en estos instrumentos. Esto es concordante con la iniciativa de la Bolsa Nacional de Valores para impulsar la negociación de bonos verdes.


PARTICIPACIÓN DEL SECTOR INDUSTRIAL. Se estableció asimismo una relación de cooperación entre el Proyecto BIOFIN y la Cámara de Industrias de Costa Rica. Los industriales del país tienen programas ambientales muy comprometidos. Periódicamente hacen su Congreso Nacional Ambiental, con la participación activa de  representantes empresariales. Con el apoyo de la Cámara de Industrias, se aplicó una encuesta sobre los gastos ambientales del  sector industrial de Costa Rica. Entiendo que es la primera vez que se hace un esfuerzo de este tipo.

Si bien algunos de los resultados no se pueden generalizar como representativos de todo el sector,  de esa encuesta sí queda claro que los industriales perciben que el tema ambiental es algo más que cumplir regulaciones y más bien entienden que la mejora de los estándares productivos ambientales les representa una ventaja competitiva. Con ello expresan su interés por participar en programas de mejora productiva con el apoyo financiero y no financiero correspondiente.

ALGUNAS INICIATIVAS FINANCIERAS. El proyecto BIOFIN está trabajando en la generación de una opción de financiamiento para las pequeñas y medianas empresas que tengan interés en transformar sus procesos, con la participación de un banco local, la Cámara de Industrias  y el asocio de un banco internacional.  Hay otras iniciativas que también se están construyendo para impulsar apoyos a las áreas protegidas, o para impulsar otras actividades productivas sostenibles.


El martes 5 de junio, en el acto oficial de las celebraciones del Día Mundial del Ambiente, se presentaron los resultados alcanzados por el proyecto BIOFIN en Costa Rica. Ese día también se anunció que los materiales de trabajo, los reportes del proyectos, están disponibles en el web de BIOFIN global: www.biodiversityfinance.net para consulta de los interesados.

sábado, 2 de junio de 2018

GANANCIAS DE CAPITAL DE LOS TÍTULOS EN BOLSA. 2/6/2018

Notas al tema

GANANCIAS DE CAPITAL DE LOS TÍTULOS EN BOLSA

Guillermo E. Zúñiga Chaves

En el proyecto de ley 20.580  conocido como Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, se tiene la idea de gravar las ganancias de capital con el 15%. Ahora bien, los títulos que se negocian en la Bolsa Nacional de Valores pueden generar pérdidas o ganancias de capital. Si usted compró un título en 100 y a la hora de venderlo, lo pudo colocar en 105, pues tuvo una ganancia de capital de 5.

¿QUIÉN PAGARÍA ESE IMPUESTO? Ese impuesto lo paga el inversionista; es decir, el que puso la plata para comprar el  título en 100 y luego lo vendió en 105. Como hay un incremento en la riqueza, se pretende  cobrarle un porcentaje por ese aumento de riqueza. Pagaría el 15% sobre los 5 que se ganó. 

EXONERACIÓN. Sin embargo, durante el trámite del proyecto, a finales de la legislatura anterior, apareció la idea de que era mejor no gravar las ganancias de capital de los títulos que se negocian en la Bolsa. En un principio no estaba claro de donde venía la propuesta. Pero lo cierto es que la iniciativa se presentó. 

Luego D. Edna Camacho explicó que ella lo había mencionado en una comparecencia. El argumento que usó para explicar su posición fue que cerca del 90% de las transacciones en Bolsa son de títulos del Gobierno, y si se les cobrara ese impuesto, esos títulos se volverían menos atractivos. Por ello exonerar los títulos que se negocian en la Bolsa  ayudaría al mismo Gobierno. ¡Una intención loable!

PERO. Si lo que se quiere es ayudar al Gobierno, pues entonces la exoneración debiera ser sobre los títulos del Gobierno únicamente. Ahí sí se estaría dando un incentivo a los inversionistas para que pongan su plata  en títulos públicos. La generalización de la exoneración no beneficia en particular al Gobierno, y sí abre una pérdida recaudatoria, que va en beneficio de los inversionistas que usan la Bolsa.

TESORO DIRECTO. Esta es un forma que tiene el Ministerio de Hacienda de colocar títulos sin necesidad de ir a la Bolsa, utilizando una plataforma tecnológica.  Permite operaciones bilaterales entre participantes identificados. Facilita ofrecer “títulos a la medida” de lo que necesita el inversionista, en plazo y monto. Al ser una colocación directa, disminuye los costos de transacción. Por ejemplo, en el 2017 ingresaron al mecanismo entidades como cooperativas y  asociaciones solidaristas.

En la propuesta de exoneración presentada quedan por fuera las negociaciones de Tesoro Directo. Como Tesoro Directo no pasa por Bolsa, entonces si se aprobara la propuesta de exoneración, el mismo Gobierno tendría unos títulos  que sí tienen la exoneración, y otros títulos que no tienen la exoneración.  Esto le trae perjuicios al Ministerio de Hacienda, pues como dice la Señora Tesorera Nacional (carta del 24 de mayo del 2018) disminuiría la demanda por los servicios de Tesoro Directo. Agrego,  eventualmente haría que la plataforma de Tesoro Directo se pierda por su menor uso. También se afectaría la formación del valor de los títulos del mismo Ministerio, por estar unos exonerados y los otros no.

BANCO CENTRAL. Las mismas distorsiones se crearían en torno a los títulos que coloca el Banco Central. El Banco Central emite los Bonos de Estabilización Monetaria, y tiene una plataforma de colocación que se llama Central Directo. Es un esquema similar a lo que he explicado que tiene Hacienda. Si no se exoneran estos títulos de Central Directo,  éstos quedan en desventaja.

CONCLUYO. La noble intención de beneficiar al Ministerito de Hacienda, exonerando el impuesto a las ganancias de capital  a los títulos que se tranzan en Bolsa, viene más bien  a perjudicar a la Tesorería Nacional. Eventualmente afectaría la política monetaria del Banco Central. Si se quiere efectivamente beneficiar al Gobierno (extensivo al Banco Central) la exoneración de las ganancias de capital debe ser explícitamente señalada para esos valores. No se justifica exonerar a los otros títulos que se tranzan en la Bolsa. Y no se  debe olvidar, que los verdaderos exonerados son los inversionistas que ponen la plata en esos valores. La moción debe revisarse con cuidado.


sábado, 26 de mayo de 2018

ES UN BUEN NEGOCIO. 26/5/2018

NOTAS AL TEMA

ES UN BUEN NEGOCIO.

Guillermo E. Zúñiga Chaves

Esta semana, el 22 de mayo,  se celebró el Día Mundial de la Biodiversidad. La Dra. Cristiana Pasca Palmer, Secretaria Ejecutiva del Convenio sobre Diversidad Biológica, en el mensaje que dio para conmemorar esta fecha, entre otras cosas llamó la atención sobre el hecho de que “la diversidad biológica continúa disminuyendo en todas las regiones del mundo a un ritmo alarmante”. Lamentablemente en nuestro país también hay amenazas.

¿Por qué este es un tema de interés ECONÓMICO? ¿No es este un asunto de los ambientalistas? ¿De los conservacionistas? No, este es un asunto de interés de todos nosotros. La destrucción de la naturaleza, como indica la Dra. Pasca Palmer,  agrava otras cuestiones como el cambio climático, la seguridad hídrica, la salud pública y la producción  de alimentos entre otros. Y estos impactos generan grandes costos para la sociedad. Exigen destinar enormes cantidades de recursos públicos para atender los efectos que se derivan de un mal uso de la naturaleza.

En otras palabras, la destrucción de la naturaleza genera al mismo tiempo costos económicos. Muchos de ellos se pueden evitar con un manejo responsable. Dramática  conclusión: invertir en programas  que protejan la naturaleza, a la larga, pueden generar ahorros.  Pero no es suficiente decir esto; hay que probarlo. Y la mejor forma de hacerlo es por medio de la evaluación de los costos y los beneficios de las inversiones que se hacen en protección de la naturaleza.

NEGOCIOS VERDES. La naturaleza es también fuente de generación de negocios y de ingresos para el país.  Tomemos por ejemplo la industria del turismo. Sabemos que Costa Rica es un “destino verde”.  Se ha estimado que cerca del 85% - 90% de los visitantes al país, visitan al menos una área protegida.   Y bien sabemos la importancia que tiene la actividad turística en la vida económica. Pero el turismo debe ser sostenible.

Otros ejemplos se pueden presentar. La protección de las cuencas es fuente de agua no solo para nuestro consumo, sino para la producción  de energía hidroeléctrica y para las actividades agrícolas. Sabemos que las áreas de conservación sirven de espacios de mitigación de los impactos de fenómenos naturales como huracanes. Un buen manejo de los territorios marinos ayuda a la explotación racional de sus riquezas y a la sostenibilidad. Esto es particularmente relevante si consideramos que nuestro territorio marino es 11.5 veces más grande que el terrestre. Y así podríamos citar muchos otros casos donde la naturaleza es central para nuestra vida diaria. Entonces tener una naturaleza robusta y bien cuidada, por una parte nos genera ingresos y por otro lado nos evita gastos. Vale la pena invertir en ella.

El país es reconocido mundialmente por muchos logros ambientales. Fue pionero en el diseño  de pagos por servicios ambientales, que ha permitido reforestar enormes extensiones. Tuvo la visión de gravar la gasolina que usamos en nuestros carros, para destinar una parte a la conservación.  Se le reconoce su sistema de áreas protegidas, así como los programas de turismo sostenible.

NECESIDAD DE EVALUAR. Sabemos que todavía hay mucho que hacer. Todos esos programas cuestan dinero. Sin embargo, algunas de esas iniciativas no han sido evaluadas para medir resultados y para estudiar la necesidad de hacer  ajustes que permitan un mejor desempeño. Aquí hay una asignatura pendiente. De la misma forma en que hay espacio para mejorar la ejecución presupuestaria en algunas instituciones  públicas que trabajan directamente con la naturaleza.

CONCLUYO. Los programas de protección a la naturaleza cuestan dinero. Sin embargo, se nota que es un buen negocio invertir en ellos. Estos esfuerzos deben venir acompañados por análisis económicos rigurosos y periódicamente debemos hacer evaluaciones de los resultados. El sector privado tiene un gran espacio en estas actividades.